TESTIMONIOS

Este texto está traducido de su versión original en inglés.

Estoy escribiendo este otro comunicado porque muchas personas me han preguntado por qué ASARO, Espacio Zapata, y otros grupos que han sido señalados y no solo el violador, (César Chávez). Aunque yo no tengo el control sobre este movimiento anti-machista, es algo más grande que yo y mi caso. Apoyo la decisión de empezar a conversar sobre este amplio y sistémico problema, usando mi caso como punto de partida y llamada a la acción.

A parte de los efectos físicos de la violación, hubo consecuencias psicológicas y sociales. Luego de que se corrió la voz sobre lo ocurrido esa noche, sus amigos se acercaron a mí tratando de “razonar” la situación conmigo. Mi patrón de la galería (uno de los mejores amigos de César), me dijo que César estaba muy arrepentido por lo que hizo y que era una pena lo que había pasado, pero que la vida sigue. Me dijo que si llevaba el caso a los tribunales, solo prolongaría mi dolor y que no debía hacer ese esfuerzo. Tuve que dejar el trabajo, luego de que él se enojó conmigo mientras hablábamos por teléfono, me llamó puta y me dijo que lo merecía por haber participado en todas esas “fiestas de sexo”. Yo todavía no entiendo exactamente a qué tipo de fiestas se refería.

Otro de nuestros amigos de izquierda, comparó los hechos con conducir borracho. Dijo que si te emborrachas y luego conduces y matas a alguien es muy triste pero no es tu culpa. Básicamente diciendo que si consumes alcohol y estás muy tomado no puedes hacerte cargo de tus actos. Dijo que estaría dispuesto a llevar a César a un programa de rehabilitación pero que si yo ponía la denuncia, entonces no lo haría. Para mí, eso comprueba que él sí cree que César me violó, pero no estaba dispuesto a defenderme legalmente. No puedo explicar cuánto me dolió esta situación

Luego de esta conversación, dejé de acercarme a lxs amigxs que teníamos en común, y dejé de darles explicaciones. Dejé de justificar lo que estaba haciendo, como si yo estuviera equivocada.

Recientemente una amiga de este círculo me dijo, que al presentar los cargos contra César Chávez, estaba jugando con su vida. Y si él fuera a la cárcel, lo podrían violar. Que no debería haberme emborrachado con estos tipos (como yo y ella habíamos hecho 100 veces antes) y que las mujeres debíamos cuidarnos a nosotras mismas, porque nadie lo va a hacer por nosotras. Ya he escuchado antes este argumento que pone sobre las mujeres la responsabilidad de protegerse a sí mismas, en lugar de llamar a los hombres a ser personas más decentes. Así es cómo a ella y a todas nosotras nos han enseñado a pensar. El hecho de que nos emborrachemos con los hombres en quienes confiamos, nos deja expuestas y vulnerables al acoso sexual, y esa es una decisión que una mujer tiene que tomar, y aceptar si eso sucede.

Pasaron las semanas , y empecé a escuchar los frutos de su defensa,. El primer rumor que me llegó, que provenía de él y ASARO, fue que yo era lesbiana. Ok, pensé, es muy loco pero no veía cómo podía afectar en el caso (legal). Si fuera lesbiana, no sería menos humana o eso no me haría menos merecedora de mis derechos. Entonces escuché que yo era una puta y que había cogido con todos los de ASARO. Eso sería contradictorio, yo pensé.

Pasaron los días, y escuché la mentira de que yo ya había inventado otras violaciones anteriormente, y que ésta era sólo una más de las falsas acusaciones. A pesar de que no tenían ninguna prueba sobre ninguna de ellas, los rumores circularon como pólvora, y desde entonces ya no podía ir al centro de la ciudad sin que me vieran mal o que gente desconocida me insultara. Esta táctica es sexista, cruel, y por lo que me han dicho muy común en casos de violación.

Poco después de eso, la chica que es testigo de César, me escupió en una fiesta. Esta mujer, está haciendo afirmaciones disparatadas ante el juez, bajo juramento, sobre lo que pasó esa noche, todo en un esfuerzo por ser una “mujer abnegada”. Hay algo muy alarmante y triste en el hecho de ser tan odiada por una mujer que casi no conozco. Esa mujer más que nadie, me hizo pensar sobre cómo podemos mejorar la educación de las mujeres en torno a la hermandad, la violación y nuestros derechos como mujeres.

He escrito este relato porque aunque tengo la ayuda de una gran abogada, creo que hay otro caso de violación pendiente en contra de él, y que la verdad está de mi parte, tengo poca fe en el sistema. Sigo luchando contra las probabilidades por varias razones. En primer lugar, yo sé que él ha hecho esto antes y  no hay razón para esperar que no va a hacerlo de nuevo. No quiero que otra violación a una mujer pese en mi consciencia. Me gustaría que alguien hubiera hecho algo antes que yo, aunque entiendo por qué no lo hicieron. En segundo lugar, tengo la fuerza, los recursos y la autoestima para pasar por esto. Si las cosas van a cambiar, necesitamos a todas las que sean capaces de valerse por sí mismas, para hacerlo en los tribunales. Necesitamos un registro público de estas transgresiones. Tengo una amorosa red de apoyo de amigxs y familia, quienes están dispuestxs a luchar conmigo, tengo el dinero y el tiempo para pelear este caso, no como muchas otras sobrevivientes. Como sea que se termine mi caso personal, espero que podrá ser utilizado como punto de partida, para encarar la desigualdad, el sexismo y la injusticia dentro del sistema y en la vida. Muchas gracias a todxs aquellxs que me han escrito cartas de apoyo. Es increíblemente amable de parte de ustedes y espero que se unan al movimiento.

Sophy Tuttle

Agosto 2014

 

Versión original:

I am writing another statement because of repeated requests to know why ASARO, Espacio Zapata, and their related groups are being called out, instead of just the rapist. Although I have no control over this anti-machista movement, as it is something bigger than myself and my case, I support the decision to begin a conversation about a large and systemic problem using my case as a starting point and call to action.

Besides the physical effects of the rape, there were mental and social ones. After word got out about that night, his friends started coming up to me and trying to “reason” with me. My boss at the gallery (one of Cesar’s best friends), told me that Cesar was very sorry for what he had done and that it was a real shame what happened, but that la vida sigue. He told me taking it to court would just prolong my pain and that I shouldn’t bother. I had to quit my job there after he lost his temper with me on the phone, called me a slut, and said I deserved it for having all those sex parties. I still don’t know exactly what parties he was referring to.

Another of our leftist friends compared it to drunk driving. He said if you get drunk and then get behind the wheel and kill someone, it’s really sad but it’s not your fault. Basically saying that if you drink alcohol, you can not be held accountable for anything you do while drunk. He said he would be willing to get Cesar into some kind of rehabilitation program, but if I filed the denuncia he wouldn’t do it. To me, this proves that he believes Cesar raped me but was unwilling to support me if I defended myself legally. I can’t explain how much this realization hurt. After this conversation, I stopped trying to reach out to our friends or explain myself. I stopped trying to justify what I was doing, as if somehow I was the one in the wrong.

I was told recently by a female friend of that circle that I was playing games with his life by pressing charges. That if he went to prison he might get raped. That I shouldn’t have gotten drunk with the men (like she and I had done 100 times before) and that we girls need to look out for ourselves, because no one else is going to do it. I’ve heard this argument before, putting the burden on the female population to protect themselves instead of the male to be decent human beings. This is how she, and all of us, was raised to think. The fact that we drink with the men we trust leaves us open and vulnerable to sexual assault, and that’s a decision a woman has to make and be ok with if it happens.

As the weeks passed, I began to hear the fruits of his grassroots defense. The first rumor that he and ASARO started that got back to me was that I was a lesbian. Ok, I thought. Well, that’s insane but I don’t see how that could hurt my case. If I was a lesbian I wouldn’t be any less human or deserving of rights. Then, I heard I was a slut who had sex with all of ASARO. Well that’s contradictory, I thought. Days passed, I heard the lie that I had cried rape before, and this was just another in a long line of false accusations. Despite there being no proof of any of this, the rumors spread like wildfire and pretty soon I couldn’t go downtown without dirty looks and being called names by strangers. These tactics are sexist, cruel, and from what I’m told fairly typical in a rape defense.

Shortly after this I was spit on at a party by the girl who is Cesar’s witness. This woman is now making wild claims to the judge, under oath, about what happened that evening, all in an effort to be a “boy’s girl”. There’s something about being so hated by another woman you barely know that is incredibly sad and alarming. This woman more than anyone has made me think about how we can improve women’s education around sisterhood, rape, and our rights as women.

I’ve written this account for you because although I have the help of a great lawyer, I believe there is another rape case pending against him, and I have the truth on my side, I have little faith in the system. I continue to fight against the odds for several reasons. First and foremost, I know he’s done this before and there’s no reason to expect that he won’t do it again. I won’t have another woman’s rape on my conscious. I wish somebody had done something before me, but I understand why they didn’t. Secondly, I have the power, resources, and self-esteem to go through with it. If things are going to change, we need everyone who is able to stand up for themselves to do so in court. We need a public record of these transgressions. I have a loving and supporting network of friends and family still who are willing to fight with me. I have the money and the time to fight the case, unlike many victims. However my personal case ends, I hope that it can be used as a starting point to address inequality, sexism, and injustice in the system and in life. Thank you to those of you who have written me letters of support. It is incredibly kind of thoughtful of you to do so and I hope that you will join the movement.

Sophy Tuttle

August 2014

 



 

CARTA DE LA DENUNCIANTE.

Este texto está traducido de su versión original en inglés.

Testimiono

La noche del 28 de Febrero de 2014 estaba en una fiesta en casa de mi novio. Allí estaba César Chávez y todxs estuvimos tomando y bailando. Me fui a la cama alrededor de las 3 de la mañana, mientras mi novio se quedó despierto con lxs demás. Yo estaba muy tomada y me dormí rápidamente. Cuando me desperté, César estaba sobre mí violándome, estaba muy confundida y asustada, pero lo empujé y bajé corriendo la escalera. Me siguió hasta allí y me tuve que encerrar en el baño. Cuando ya no le escuché decir mi nombre me decidí a salir del baño. Mi novio estaba inconsciente en el sofá y no pude despertarlo y me quede dormida en el sofá vacío junto al suyo. César se fue antes de que me despertara, pero cuando desperté le dije a mi novio lo que había pasado.

Él trató de confrontar a César pero la novia de Cesar lo escondió. Ella –la novia de César- después me dijo que me creía y que quería ayudarme. Desde entonces ha sido una de las fuerzas más grandes en mi contra y en contra de mi caso. Mi novio y yo fuimos a la Cruz Roja a pedir ayuda, y me dijeron que tenía que presentar una denuncia para poder realizarme un examen y obtener tratamiento. Después de mucho sufrimiento y haberlo considerado, decidí hacerlo para así poder recibir el tratamiento. César era mi amigo y yo estaba aterrorizada y confundida.

Esta no fue una decisión fácil de tomar. Para mí él era un buen amigo y estaba confundida y tenía el corazón partido de que me hubiera hecho algo tan horrible. A pesar de que mi esperanza era que siguiera el caso a través del juzgado y no dejar que sus actos afectaran la vida de más personas, sus amigos y compas no permitieron que fuera así. Ellos me hostigaron, inventaron mentiras muy elaboradas sobre mí, me difamaron a mí y a mis amigxs, todo esto para protegerlo del castigo que merece.

Esta ha sido la experiencia más estresante y humillante de mi vida. Si por lo menos pudiera evitar que otra mujer tenga que atravesar lo que yo he vivido en los últimos seis meses, me alegraría compartir mi historia a pesar de la descarga de odio que sin duda voy a recibir. De cualquier forma, para aquellxs que dicen que esta es una historia fabricada, a ustedes sólo les digo que esto me ha dejado deprimida y devastada, que si hubiera querido “vengarme” de mi ex amigo, no creo que hubiera sido la mejor forma de hacerlo siguiendo legalmente un caso de violación en México.

Sophy Tuttle

Agost0 2014

 

Versión original:

On the night of February 28th, 2014 I was at a party at my boyfriend’s house. Cesar was there and we were all drinking and dancing. I went to bed around 3am while my boyfriend stayed up with the rest. I was very drunk and fell asleep quickly. When I woke up, Cesar was on top of me, having sex with me. I was confused and scared, but pushed him off and ran downstairs. He followed me down there and I had to lock myself in the bathroom. When I didn’t hear him calling my name anymore, I left the bathroom. My boyfriend had passed out on the couch and I couldn’t wake him up. I fell asleep on the empty couch next to him. Cesar left before I woke up, but when I did I told my boyfriend what had happened. He tried to confront Cesar, but the girlfriend of Cesar hid him away. She later told me she believed me and wanted to get me help. Since then she has been one of the biggest forces against me and my case. My boyfriend and I went to the Red Cross for help, and I was told I had to file a denuncia in order to get an exam and treatment. After a lot of painful thought and consideration, I decided to do it so that I could receive the treatment. Cesar was my friend and I was terrified and confused.

This was not a decision I took lightly. He was a good friend to me and I was confused and heart-broken that he would do something so horrible to me. Although my hope was to pursue this case through the court of law and not let his act interfere with the lives of more people, his friends and compas did not allow that to happen. They have harrassed me, created elaborate lies about me, and defamed me and my friends all to protect him from getting the punishment he deserves.

This has been the most stressful and humiliating experience of my life. If I can stop even one other woman from having to go through what I’ve been through in the last 6 months, I’ll gladly share my story and open myself up to the barrage of hate that I am no doubt about to receive. However, for anyone to say that this is a fabricated story, to you I only say that this has left me depressed and broken, and if I wanted some sort of “revenge” on my former friend, I don’t think legally pursuing a rape case in Mexico would have been the best way to do that.

Sophy Tuttle

August 2014

7 comments

  1. Gracias por compartir tu experiencia incluyendo tu estado emocional, eres muy valiente y consciente pues por supuesto denunciar y darle seguimiento es un modo para que otras mujeres nos atrevamos de deidificar la militancia y si cuestionarla.Lilith Silva

    Me gusta

  2. yo tuve un caso de violencia y llevo 3 años con la demanda aquí las leyes parece que defienden al delincuente hasta piden testigos en una violación para que proceda y cosas tan absurdas como esas lo importante es que hablaste y la humillación no es para ti la culpable no fuiste tu amiga animo después de duras experiencias solo nos hacemos mas fuertes

    Me gusta

  3. Sophy, kerida, has sido valiente y con tu actitud nos das valor a todas.
    Tambien he sentido el peso de una sociedad que castiga a la agredida, se que desmotiva y demorona, pero solo cuando estamos solas y confusas. No es el caso, tienes apoyo de tus amigxs y familia. Y desde acá, aunque lejos, te mando un abrazo con mucho respeto y agradecimiento. Cariño

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s